0

La Feria de las Alasitas, una fiesta en La Paz

feria de las alasitas 2 La Feria de las Alasitas, una fiesta en La Paz

La capital de Bolivia es La Paz, dueña del aeropuerto mas alto del mundo pues cuando bajas del avión estás a mas de 4 mil metros de altitud así que hay que estar preparado para sentirse un poco mal. Poco oxígeno y mucho cansancio, por lo menos hasta que te aclimatas y te acostumbras. La Paz no es una ciudad colonial muy hermosa o elegante pero tiene lo suyo, sus museos, por ejemplo.

feria de las alasitas La Feria de las Alasitas, una fiesta en La Paz

Entre los mas importantes está el Museo Nacional de Arqueología, el Museo del Oro y el Museo Nacional de Arte. Pero si hay un momento en el que vale la pena estar aquí es en el mes de enero, verano en el hemisferio sur. ¿Por qué? Porque enero es el mes en el que tiene lugar la Feria de la Alasita. Se trata de una feria artesanal cuyo nombre en aymará se traduce como cómprame y tiene sus orígenes a fines del siglo XVIII cuando el gobernador de la ciudad organiza una fiesta anual para honrar a Equeco, el dios de la abundancia, la alegría y la fecundidad (por lo que es representado como un señor gordito, sonriente y con muchos bultos y bolsas).

La fiesta es el día 24 de enero y la celebración tiene lugar al mediodía para terminar tres semanas después. La fiesta se centra en la venta de todo tipo de miniaturas: coches, casas, televisores, muebles y demás que se piden al Equeco con la esperanza que se haga realidad. Estas miniaturas se compran y después sus dueños las rocían con vino, flores, o alcohol y oran ante ellas mezclando lo pagano con lo cristiano. Además, el plato típico es el Plato Paceño, queso frito, habas con vaina, patata cocida con cáscara y choclo. Por eso, nada mejor que ir a La Paz en enero.


Escribe un comentario